COVID-19 : NOS HEMOS ORGANIZADO PARA OFRECEROS EL MEJOR SERVICIO POSIBLE. Espana envío gratis !

0

Tu carrito está vacío

Body Positive

enero 15, 2020

Podríamos hablar durante largo tiempo acerca del cuerpo y cómo experimenta la maternidad. Una de las fotos de nuestra cuenta de Instagram que más me gustaron el año pasado, del físico de una madre, despertó muchos comentarios y nos hizo querer ampliar el debate con todas vosotras. ¿Cómo vivías tu cuerpo antes, durante y después del embarazo? ¿Deberíamos ceder a la llamada de "body positive" o encontrar cada una nuestro propio camino?

 

  1. Cada mujer tiene su propia historia sobre su cuerpo

En una de nuestras últimas publicaciones en Instagram, te invitamos a compartir tus sentimientos o tu experiencia sobre la maternidad y cómo había afectado a tu cuerpo. Aunque partamos de la premisa de que todo cuerpo, ya sea delgado o grueso, válido o inválido, dañado, extravagante o sin depilar tiene el derecho de existir, de ser contemplado y celebrado, la realidad es muy diferente cuando nos concierne personalmente. "Siempre hablo sobre esto con las oyentes de mi podcast New Chapter y puedo constatar que hay tantas historias sobre el cuerpo como mujeres. Personalmente, diría que aceptar este nuevo cuerpo supone un largo camino” (@jolibump).

 

En el corazón de la existencia de muchas mujeres reside una presión sobre su apariencia que no desaparece ni siquiera después de un embarazo. ¿Y qué nos hace sentir entonces? ¿Debemos amar este cuerpo, con sus cambios, a toda costa? "Me parece que, durante algún tiempo,  ha existido mucha presión sobre el hecho de que tienes que lograr amar tu cuerpo, aunque sea grueso, delgado o esté 'bien jodido', con sus marcas y sus cosas. Todo eso simplemente por ser un cuerpo de mujer, y aún más cuando das a luz. Tenemos derecho a pensar que este cuerpo es feo (ya sea el nuestro o el de otra), ¿verdad? ¿Y si lo encontramos feo y, aunque tratemos de trabajar en cómo mejorarlo para poder amarlo, no lo logramos?" (@chez_madame_so). Para muchas de vosotras, la palabra clave es "aceptación" (@les_deylires_daudrey). Implica encontrar aquellos recursos que sean únicos y universales al mismo tiempo, y nos permitan lograr precisamente eso para cada una de nosotras. ¿Y si el amor fuera parte de ello?

 

  1. Aprende a amar el cuerpo de madre

 Lejos de los dictados existentes, podría parecer que encontrar la clave para domesticar benévolamente las formas, las señales o los kilos de más o de menos relacionados con la maternidad dependa de cada una de nosotras. “He comprendido que una mujer es completamente diferente de otra. No hay ni modelo ni patrón a seguir para ninguna de nosotras. La belleza, el poder y la autoaceptación son, generalmente, la lucha de toda una vida” (@agnesckldi). En resumen, "todas hacen lo que pueden" (@chloelouiselina). Quizás la clave resida en una sola palabra: amor. “Soy madre de 3 hijos. Unos días me encuentro hermosa, pero otros, ni un ápice. Sin embargo, lo principal es que estoy llena de amor, por ellos, por él, por mí, por todo el mundo. ¡Quizás lo que me pasa es que tengo tanto amor que se desborda un poquito! » (@celiaa3amours). Una cosa es cierta: la maternidad nos cambia y revela cómo somos en el fondo, como pasa con todas esas madres que tuvieron que esperar a ser madres para poder amarse por fin. “Mi viaje se ha formado a partir de muchas historias diferentes. Mis embarazos, especialmente el primero, me han reconciliado con mi cuerpo" (@thebrunein)

 

  1. La hermosura de la maternidad

Si la idea del body positive inspira, aunque solo sea a la mitad de nosotras, podemos contar con la belleza universal de la maternidad para que nos ayude a domesticar este cuerpo que llevó y alumbró vida. “Personalmente, me gustaron mucholas recientes publicaciones de @gangderouquins, sorprendida por su abierta franqueza y conmovida por la belleza de la maternidad. Por mi parte, todavía estoy en proceso de aceptar mi nuevo cuerpo, pero amo a estas mujeres, estas formas, estas líneas... "(@ tajinebanane) Porque, al final, lo que más importa es celebrar la vida. Su fuerza, su fragilidad y también su magia. “Pasamos por la vida contenidas en un cuerpo que no elegimos, pero que nos envuelve en su cálida protección y nos ayuda a avanzar. Siempre queremos que sea radiante y esté a la última y, a pesar de amenazarlo con bisturís y dietas, nos acompaña donde queremos. Aunque algún día se queje, nunca nos abandona. Cada una de nosotras se encuentra en su interior, y desde ahí hemos de desarrollarnos, crecer y transformar la carrocería de este particular vehículo para que refleje nuestras vivencias y muestre a la increíble persona que se encuentra instalada en él." (@veromamzelle) Podemos usar las palabras de Camille (@gangderouquins) a modo de resumen: "Unámonos. Amémonos y digámonoslo. Porque cada una de nosotras se lo merece" ♡

Para continuar explorando el tema, también puedes escuchar el podcast @mise_a_nuque muchas de vosotras habéis compartido.


Guia de tallas

PORTABEBÉ

1. ¿ COMO ELIGIR EL TAMANO ?

Nuestros fulares portabebés están disponibles en dos tamaños: T1 y T2.

La tela es lo suficientemente extensible para adaptarse mejor a la morfología del portador y del bebé. Dependiendo del tamaño del portador, la T1 es adecuada para las tallas de S a L, y la T2 para las tallas mas grandes.

 

Importante : En el primer uso y gradualmente a medida que el bebé crezca, la tela se estirará unos pocos centímetros. Por lo tanto, es normal que esté un poco apretado en el primer uso.

Y dado que cada morfología es única, puede confirmar o devolver la compra para probarla tranquilamente en casa y ver si es lo que necesita : )  

2. EL TAMAÑO ES DEMASIADO PEQUEÑO, EL BEBÉS ETAS DEMASIADO APRETADO 

Puede que usted tenga la sensación de estrechez, pero el objetivo es que el bebé se mantenga firmemente contra usted y no se mueva, al igual que con una bufanda clásica. Para la posición de recién nacido, dependiendo de la morfología del bebé y del portador, puede que esté demasiado apretado.

Lo que puede hacer entonces es ponerlo más bien en una posición sentada respetando la posición fisiológica y la separación natural de las caderas.

La tela es flexible y se relaja progresivamente con su uso y a medida que el bebé crece. 

 

3. EL TAMAÑO ES DEMASIADO GRANDE, EL BEBÉ ESTA DEMASIADO BAJO

Efectivamente su hijo no debe estar demasiado bajo, o por lo menos la posición debe ser cómoda tanto para usted como para él, y debe estar al alcance de poder darle besos. Si este no es el caso, puede dar una vuelta con la tela sobre cada hombro. Dar una vuelta consiste en voltear sobre el hombro el lado del fular invirtiendo los dobladillos de manera que se acorte la tela y suba así ligeramente al bebé (http://www.portersonenfant.fr/les-porte-bebes/lecharpe-porte-bebe/trucs-astuces-vocabulaire-du-portage-en-echarpe/).

 

También puede lavar el portabebés (30 ° a máquina) para que el tejido se comprima.